¿Se casa tu hermana o tu hermano? ¿Es el bautizo de tu hijo o vas a ser madrina de bautismo? ¿Se aproxima la comunión de tu hijo?

De pronto sin darnos cuenta llega ese evento en el que te quieres sentir especial con la certeza de que ningún invitado irá igual que tú. Es una ocasión única y quieres estar cómoda. Guapa pero sin perder tu esencia. Sin tener que disfrazarte. Un vestido único hecho por y para ti.

Cómo elegir diseñador

Es muy importante que cuando elijas a la persona que te va a diseñar el vestido confíes en ella y en su trabajo, que te de seguridad. Entre los miedos que nos surgen a la hora de hacernos algo a medida se encuentra el de ¿me quedará bien? Mi premisa es la de crear una prenda única para ti, una prenda que se adapte a tu silueta y a tus curvas, una prenda que hable de ti.

Uno de los principales errores que se cometen cuando se hacen prendas a medida es que habéis visto un vestido en una revista o en la televisión y queréis el mismo vestido y es ahí donde la prenda no es tuya, donde es posible que no quede bien. ¿Porqué? Principalmente porque nuestro cuerpo no es como el de la persona que lleva ese vestido. Es importante que utilicemos el escote que más nos favorezca, el largo que más nos estilice, los volúmenes en determinadas zonas… todo suma; colores, volúmenes, escote, mangas, largura, corte…

Antes de nada, hablamos un rato del tipo de evento, del tipo de prenda con el que más cómoda te sientes, del color con el que más favorecida te ves y de aquello que nunca te pondrías. Vemos texturas y colores, recuerda que todo cuenta. Después de eso me pongo manos a la obra y te muestro cómo será esa prenda y es el momento de cambiar aquello que no te guste. A partir de ahí tomamos medidas y me pongo a trabajar con los patrones.

La primera prueba

Me encanta el día en el que probamos el que será vuestro vestido o vuestro traje por primera vez…Los miedos y las dudas se disipan. Os sentís cómodas, guapas y sobre todo especiales. Lo que más me gusta es que veis el trabajo prácticamente listo a falta de colocar las mangas y la decoración tipo pedrería que le vayamos a poner a la prenda.

Un poco más de trabajo y vuestra prenda estará lista. El día que venís a la recogida me encanta vuestro rostro cuando os probáis la prenda. Vuestra cara de felicidad lo dice todo.

¿Y ahora, estás dispuesta ha hacerte algo a medida?

Me encantaría crear esa pieza única para ti. 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad